Fortaleciendo a la Industria de Conservas Alimenticias desde 1985

Información estratégica

   

Tratados Comerciales

PDFImprimirCorreo electrónico
tratadosEn el año de 1986, México ingresa plenamente al esquema del entonces Acuerdo General de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), lo cual permitió que nuestro país abriera sus fronteras a la globalización en las principales áreas de la economía (finanzas, comercio, tecnología, etc.), así como a la libre competencia de productos con estándares de calidad internacionales.

A partir de esta apertura comercial, política y financiera, México se dio a la tarea de negociar Tratados de Libre Comercio (TLC) con diversas naciones, entre las que destacan: Chile (1992-1999), ingreso a la APEC (Acuerdo de Cooperación Asia-Pacífico) en 1993, Estados Unidos y Canadá (1994), ingreso a la OCDE (Organización para el Desarrollo y el Crecimiento Económico) en 1995, el mismo año con Colombia y Venezuela, Bolivia y Costa Rica; Nicaragua en 1998, y Unión Europea, Israel y Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) en el 2000.

Gracias a este proceso tan dinámico en el que nuestro país esta inmerso, México tuvo un crecimiento comercial de 203% entre 1990 y 1998, ocupando el octavo lugar como potencia comercial del mundo, con 247 millones de dólares de intercambio comercial.

Este crecimiento tan acelerado ha sido, sin lugar a dudas, a partir de la entrada en vigor de los acuerdos comerciales suscritos por México.

Canainca, ha sido una pieza activa en el proceso de negociación e instrumentación de los Tratados Comerciales, en la esfera del sector agroindustrial y en combinación con otros sectores productivos de vital importancia para nuestro país, tales como: Aceites, Harinas, Café, Chocolates, Lácteos, etc.

El sector alimenticio y en especial el de los alimentos procesados, ha tenido y tiene una posición estratégica para el desarrollo económico del sector agropecuario mexicano; por tal razón, la participación del sector de conservas, a través de Canainca, en el marco de la globalización, ha tenido beneficios sustanciales ya que en la actualidad se ven productos procesados mexicanos en los principales países del mundo (hoy nuestros socios comerciales: E.U. y Canadá, América Central, América del Sur, Europa y Medio Oriente).

Actualmente los productos de conservas alimenticias se clasifican en el Capitulo XX de la Tarifa del Impuesto General de Importación, manteniendo un status de desgravación arancelaria de acuerdo con el esquema de cada uno de los tratados signados por nuestro país. Es importante señalar que pese al tiempo que con algunos países se pactó para eliminar el impuesto de importación para productos tales como: frijoles enlatados, salsas, frutas y hortalizas enlatadas, mayonesas, aderezos, mermeladas, jugos y néctares de frutas, etc., se goza de antemano de grandes beneficios para exportarlos con aranceles por debajo de los montos reales, aunados a la eliminación casi total de las barreras no arancelarias.

Cabe mencionar que la eliminación o desgravación arancelaria, no ha sido igual en cada tratado, lo anterior ha dependido de los montos de producción con los que cada país cuenta, así como los porcentajes de subsidio que los gobiernos otorgan a determinados grupos de exportadores que necesitan comercializar sus excedentes de producción al exterior; por lo tanto, muchos gobiernos actúan como intermediarios entre los grandes grupos de productores y los mercados internacionales, inyectando grandes cantidades de dólares para hacer que los productos se vendan a precios por debajo de los costos de producción en nuestro país.

El grado de avance de las ventajas arancelarias para el sector conservero con relación a los países con los que tenemos tratados, se ve liderado por Estados Unidos y Canadá (este último en menor escala) ya que el tratado con esos países está en vigor desde 1994, por lo que el proceso de desgravación arancelaria para los productos mexicanos que quieren llegar al mercado norteamericano está casi concluido, y hoy cerca del 95% de todos los productos enlatados mexicanos no pagan ningún impuesto de importación en E.U. y Canadá.